El color es uno de los elementos más importantes cuando se piensa en decorar nuestro hogar, sin embargo, contrario a lo que la mayoría de las personas podría pensar, en este punto más no significa mejor, y no todo le va a quedar bien a tu casa. Por esto, te invitamos a leer los siguientes consejos.

  • Limita tu paleta de color

Cuando comiences a decorar lo primero que debes hacer es elegir los tonos que vas a usar y para lograr una armonía cromática, te recomendamos sigas la regla de tres. Lo ideal es que escojas un color dominante el cual será el centro de atención en tu muro, un segundo color complementario ya sea para una cenefa en tu pared o el de tu mobiliario, y el tercero uno de acento que es preferible solo en accesorios. De esta manera cuando termines tu espacio, éste no será un caos.

  • Toma en cuenta la arquitectura

Si eres fan de los tableros de Pinterest y mueres por pintar tu cocina de un color intenso, primero tienes que tomar en cuenta el diseño y tamaño de tu espacio. Si el área con la que cuentas es muy estrecha, probablemente un carmesí no sea la mejor opción pues te dará la ilusión de una habitación más pequeña. Tu paleta cromática es una gran aliada al momento de decorar pues te puede ayudar a ganar metros cuadrados y dar una sensación de profundidad o altura, sin tener que remodelar tu hogar.

  • Sigue la dirección de la luz

Así como el diseño arquitectónico puede ser un reto al momento de incorporar color; la iluminación disponible en tus habitaciones puede ser tu mejor guía para definir tu paleta cromática. Ubica la entrada de luz natural y artificial, de esta manera sabrás que áreas necesitas resaltar y cuáles no. El segundo paso a seguir es de acuerdo a la intensidad de la luz, definir si usarás tonos fuertes o claros; esto es vital para tener un espacio en balance y no vivir dentro de una cueva o caja de luz.

  • Permite que los accesorios resalten

El color es mucho más que la pintura, por lo que además tu impactante fondo cromático sobre tus muros, debes de recordar que los accesorios son un elemento más que aportan personalidad a un espacio. Por ejemplo si tienes una manta increíble o un moderno cuadro artístico, puedes elegir tus tonos de pintura de acuerdo a los patrones o textiles que sobresalgan. Así no tendrás dificultad en amueblar tu espacio y lograr que todo el espacio siga una combinación cromática.

  • No olvides los neutros

Aunque te declares fanático del color, debes recordar que como en todo buen diseño, es necesario tener un balance. Es aquí en donde el papel de los tonos neutros es esencial para poder tener descansos visuales o permitas que resalte tu mobiliario. Probablemente tu primera opción sea elegir el color blanco o el negro, pero los neutros también pueden ser coloridos. El punto es jugar con las temperaturas o con la gradación cromática de tu paleta, por lo que ahora en muchas ocasiones el gris, azul o incluso verde, pueden ser una gran opción para armonizar con otros colores vibrantes que elijas.

  • Muestra tu estilo

Como en todo proceso decorativo, es importante que cuides cómo aplicas las tendencias en el interiorismo de tu hogar. No porque el millenial pink esté de moda quiere decir que debas usarlo, cuando muy en el fondo sabes que no toleras el rosa. Expresa siempre tu estilo y tus preferencias, ya que al final quien tendrá que vivir dentro de ese espacio eres tú y no tus visitas. Y si en el camino no tienes muy claro cómo usar el color o las mejores técnicas para pintar tu residencia, busca la ayuda de expertos como los de Comex, quienes te ayudarán a seleccionar la mejor pintura para tus necesidades decorativas.

Sin embargo, como siempre, el mejor consejo que te podemos dar es hacerte de los servicios de un profesional. Si estás interesado en decorar o redecorar tu hogar, no dudes en contactarnos. En Spacio Quattro estaremos encantados de atenderte.

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Fuente: AD